Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Grecia: Un padre sirio se reúne con su hijo de cinco años de edad

Un padre sirio habla de la angustia cuando perdió el contacto con su hijo de cinco años de edad, en el Mar Mediterráneo. El padre y el hijo fueron reunidos en Grecia.

Cuando comenzaron a bombardear su ciudad natal, el señor Hussein decidió que tenía que marcharse de Siria con su familia. Europa parecía la mejor opción, pero no sabía adónde exactamente. Los que se marcharon primero fueron su hijo, que aquí llamamos Mohammad, y su tío.

Mohammad y su tío viajaron sin tropiezos hasta Izmir (Turquía), desde donde intentarían atravesar el mar hasta Europa. Un amanecer, su tío, él y otras cinco personas subieron a una embarcación, que estaba totalmente hacinada. Era la primera vez que Mohammad subía a una barca, y sintió más miedo que alegría. A medio camino de una de las Islas del Egeo, fueron interceptados por un guardacostas griego. Se llevaron a Mohammad, a las mujeres y a los otros niños que había en la barca, y dejaron a los hombres con la intención de volver a recogerlos después. Pero, entre tanto, pasó otra nave y los embarcaron en ella. Mohammad y su tío quedaron separados.

El delegado del CICR Giorgos Alexandratos habla con una
familia en la oficina del CICR
© CICR

El señor Hussein recuerda la pesadilla que vivió:

"El teléfono sonó de madrugada. Era mi hermano. Había sido liberado en Turquía y me decía a gritos: "¡No sé dónde está Mohammad! ¡No sé dónde está Mohammad!". Entonces pensé en lo último que le había dicho a mi hijo: "Con la ayuda de Alá, vivirás mejor en otro lugar. No hay futuro para ti en Siria". Y sentí que lo había traicionado. Estaba desorientado, no sabía lo que tenía que hacer o adónde ir.

"A veces una mala experiencia nos marca para toda la vida; sólo cuando se acepta lo ocurrido, es posible hacerle frente a la situación. Me dije que tenía que hacer algo. Encontré el sitio web de la Cruz Roja (familylinks.icrc.org) y fui a la oficina del CICR en Damasco, donde me ayudaron mucho. Estaba aturdido, no podía recordar nada, ningún detalle que les ayudara a encontrar a mi hijo. Pero me atendieron muy bien y esto me dio la fortaleza para seguir adelante.

“Veinticuatro horas después de mi visita, la oficina del CICR en Atenas se enteró de que mi hijo estaba en una comisaría de Policía en una de las islas del Egeo. Ya se había puesto en contacto con la estación y me dio el número de teléfono. Llamé, y cuando escuché la voz de Mohammad que repetía '¡Papá! ¡Papá!', no pude retener las lágrimas. Llegar a Grecia tomó tiempo, pero nunca olvidaré el momento en que toda mi familia estuvo de nuevo reunida.

"Ningún padre debería pasar por lo que yo viví. Espero volver algún día a mi país, convertirme en voluntario de la Media Luna Roja y ayudar a los demás como me ayudó a mí el CICR".

Mohammad fue reunido con su familia en Grecia. El 25 de mayo de 2015, el Señor Hussein visitó la Oficina de Restablecimiento del Contacto entre Familiares del CICR en Atenas para hablar de todo por lo que había pasado.

* Se han cambiado los nombres para proteger la privacidad de la familia.


El 30 de junio de 2015, el CICR transfirió la responsabilidad de las actividades de restablecimiento del contacto entre familiares a la Cruz Roja Helénica, y cerró su oficina en Atenas.

¿Está usted buscando a un familiar?