Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Comité Internacional de la Cruz Roja


El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), organización imparcial, neutral e independiente, fundada en 1863, tiene la misión exclusivamente humanitaria de proteger la vida y la dignidad de las víctimas de los conflictos armados y de otras situaciones de violencia, así como de prestarles asistencia. Promueve también los derechos que protegen a las víctimas de la guerra. Es el miembro fundador del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (el Movimiento). Su cometido dimana esencialmente de los Convenios de Ginebra, los Estatutos y las resoluciones del Consejo de Delegados del Movimiento y de la Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Servicio de mensajes civiles en la Agencia
Centralde Prisioneros de Guerra en Ginebra,
durante la II Guerra Mundial.
© El archivo de fotos del CICR

El CICR tiene su sede en Ginebra, Suiza, y su personal está integrado por más de 12.000 empleados en 80 países del mundo. Una de sus principales actividades es apoyar y coordinar las actividades de la Red de Vínculos Familiares cuya finalidad es ayudar a las personas que han quedado separadas de sus familias o que están sin noticias de ellas a causa de un conflicto u otra situación en que haya necesidades de índole humanitaria.
La misión del CICR

El CICR, organización imparcial, neutral e independiente, tiene la misión exclusivamente humanitaria de proteger la vida y la dignidad de las víctimas de conflictos armados y demás situaciones de violencia, así como de prestarles asistencia. El CICR procura, asimismo, prevenir el sufrimiento, mediante la promoción y el fortalecimiento del derecho humanitario y de los principios humanitarios universales. Fundado en 1863, el CICR dio origen a los Convenios de Ginebra y al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja cuyas actividades internacionales en los conflictos armados y en otras situaciones de violencia dirige y coordina.

Cometido  del CICR en el ámbito del restablecimiento del contacto entre familiares

El CICR garantiza el funcionamiento de la Agencia Central de Búsquedas (ACB), según lo establecido en los Convenios de Ginebra.

El CICR desempeña también una función directiva dentro del Movimiento en relación con la ayuda a las personas que se han visto separadas de sus familiares o están sin noticias de ellas a raíz de conflictos armados u otras situaciones de violencia, catástrofes naturales o provocadas por el hombre, migraciones u otras situaciones que generen necesidades de índole humanitaria. Trabaja con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y coordina las actividades internacionales que éstas despliegan en este ámbito. Esta labor recibe el nombre de Restablecimiento del Contacto entre Familiares.

Mediante sus delegaciones, el CICR actúa directamente en favor de los familiares dispersos cuando así se le solicite y sea posible. Una presencia extensa y a largo plazo sobre el terreno y una estrecha cooperación con las Sociedades Nacionales contribuyen a la proximidad del CICR a las personas y a la población en general.

La ACB actúa como coordinadora y asesora técnica de las Sociedades Nacionales y los Gobiernos. Decide qué actividades han de efectuarse en una situación de conflicto armado o de violencia para restablecer el contacto entre familiares. Vela por la coherencia dentro de la Red de Vínculos Familiares y proporciona metodología y directrices a las Sociedades Nacionales Asimismo, establece métodos de trabajo para los servicios de búsqueda y ayuda a reforzar la capacidad de las Sociedades Nacionales en cuestiones relativas al restablecimiento del contacto entre familiares organizando seminarios de formación y reuniones para compartir experiencias y conocimientos.

Origen del CICR

Henry Dunant, ciudadano suizo, presenció los sufrimientos causados por la batalla de Solferino en 1859, en la cual miles y miles de soldados heridos yacían sin recibir una asistencia médica adecuada. Hizo un llamamiento a la población local para atender a los heridos. Después, en su célebre libro "Recuerdo de Solferino" (1862), expresó sus dos ideas fundamentales: un tratado que obligue a los ejércitos a ocuparse de todos los soldados heridos y la fundación de sociedades nacionales de socorro para respaldar a los servicios médicos militares.

Los esfuerzos de Dunant llevaron a la creación de un comité de ciudadanos suizos que persuadieron al Gobierno suizo a organizar una conferencia diplomática. En ésta se adoptó el primer Convenio de Ginebra, en 1864. Este Convenio contiene disposiciones sobre la protección que deben recibir los soldados heridos y el personal sanitario y, constituye el punto de partida de la creación de sociedades de socorro en cada país. Estos organismos se dieron a conocer como Sociedades Nacionales de la Cruz Roja, por alusión al emblema universal adoptado para identificar y proteger a las unidades sanitarias. El emblema de la media luna roja, el cual tiene el mismo propósito, fue utilizado por primera vez en 1876 y fue reconocido oficialmente en 1929. El CICR dio entonces inicio a todo el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y sentó la base del derecho humanitario contemporáneo.

El cometido del CICR

Como guardián de los Convenios de Ginebra, el cometido del CICR es trabajar por la aplicación del derecho internacional humanitario, difundirlo y desarrollarlo. El derecho internacional asigna al CICR el cometido permanente de visitar a los prisioneros, organizar operaciones de socorro, reunir a familias dispersas y emprender otras actividades humanitarias durante conflictos armados.

El CICR también atiende las necesidades de los desplazados internos, hace frente a los peligros y a las consecuencias de las minas y los restos explosivos de guerra y busca a personas dadas por desaparecidas en tiempo de conflicto u otra situación de violencia. En estas actividades, el CICR trabaja en estrecha cooperación con las Sociedades Nacionales y, llegado el caso, contribuye a fortalecer las capacidades de estas instituciones.

Desde su fundación, el CICR ha desempeñado un importante papel en el ámbito humanitario en casi todos los conflictos ocurridos en el mundo entero. No ha cejado en sus esfuerzos por convencer a los Estados para ampliar la protección jurídica de las vícitmas de la guerra, a fin de limitar los sufrimientos.


¿Está usted buscando a un familiar?