Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Las personas desaparecidas y sus familias


¿Qué se entiende por "persona desaparecida"?
Familias en Ayacucho, Perú, zurcen rectángulos
con los nombres de sus seres queridos
desaparecidos, juntos conformarán la
"bufanda de la esperanza"
© ICRC/BURGOS, Marina

En un conflicto armado, una catástrofe natural o causada por el hombre y en otras crisis de índole humanitaria, cientos de familias quedan dispersas, sin saber lo que ha sido de los seres queridos o dónde estarán. Se consideran "desaparecidas" a las personas cuyo paradero y suerte no ha sido posible esclarecer. La Red de Vínculos Familiares despliega diferentes actividades para dar con el paradero de las personas desaparecidas y emprende una acción multidisciplinaria para atender a las necesidades de las familias de estas personas.

¿A quién afecta una desaparición?
 

La desaparición tiene diferentes repercusiones en la sociedad.

Las primeras víctimas son las personas desaparecidas.

Después, los familiares de las personas desaparecidas. La incertidumbre afecta el bienestar emocional de las familias y el sufrimiento que causa la desaparición de un ser querido subsiste mientras no se determine la suerte que éste ha corrido. Además, las familias tropiezan con dificultades como consecuencia directa de la desaparición. Pueden verse afectadas por problemas específicos de orden económico, social, administrativo y jurídico y esto les impide reconstruir sus vidas después de la desaparición, a veces durante muchos años.

"Lo más difícil es el constante estado de desasosiego en que me mantengo, pues siempre estoy pensando que, en cualquier momento, llegará a tocar a la puerta. Paso las noches en un duermevela: en cuanto oigo un ruido, por tenue que sea, lo primero que me pasa por la mente es que mi hijo ha vuelto". Padre de un desaparecido en el Cáucaso meridional.

La desaparición tiene efectos negativos no sólo para los familiares directos de las personas desaparecidas, sino para todas las comunidades a las que esos pertenecen, y puede constituir una amenaza para la estabilidad y la coexistencia pacífica de las comunidades afectadas.

¿Qué repercusiones puede tener la desaparición de un ser querido en las necesidades de las familias?

Los contextos en que las personas puede desaparecer son de diversa índole, al igual que las necesidades que las familias de esas personas manifiestan.

En una conferencia de expertos convocada por el CICR en 2003, se reconoció que las familias de las personas desaparecidas deben hacer frente a una serie particular de necesidades, como confirma la experiencia directa durante largos años.

La serie incluye las necesidades de saber, de celebrar ritos conmemorativos, de recibir apoyo psicosocial, psicológico, económico, administrativo y jurídico, de ser protegido contra las amenazas a la seguridad personal, de recibir reconocimiento del sufrimiento soportado y, para algunas personas, de recurrir a los tribunales de justicia.

¿Cómo atender a esas necesidades?
Fotos de personas desaparecidas desde la
crisis de 1999 en Kosovo, alineadas con flores
en un edificio público en Pristina.
© Cruz Roja Noruega/SALTBONES, Olav

Dada la diversidad de necesidades que ocasiona la desaparición, es fundamental dar una respuesta holística. Consiste en actuar a toda escala, es decir, respecto a las familias de las personas desaparecidas, la comunidad y las autoridades locales y nacionales. También consiste en tomar diferentes medidas de apoyo en los ámbitos financiero, administrativo, jurídico, psicológico, psicosocial, etc.

El CICR ha elaborado un planteamiento holístico, partiendo de la premisa de que es posible ayudar a las familias mediante relaciones de empatía y apoyo mutuo. Este método, conocido como "acompañamiento", tiene como finalidad primera fortalecer la capacidad de cada miembro de una familia y de las familias para hacer frente a las dificultades resultantes de la desaparición de sus seres queridos y para recobrar paulatinamente el bienestar social y emocional. Medios para lograr estos fines son, por una parte, los recursos que poseen esas personas y la comunidad –local y nacional– y, por otra, la formación de una red de apoyo. Para ejercer la actividad de acompañamiento no hacen falta competencias de alto nivel, pero sí una comprensión cabal de la situación de las familias, don de escucha, y virtud para prestar el apoyo adecuado en el momento oportuno.

¿A quién incumbe proporcionar respuestas a las familias de las personas desaparecidas?

La responsabilidad última de evitar desapariciones y de esclarecer la suerte y el paradero de las personas desaparecidas incumbe a los poderes públicos, que tienen la obligación de promulgar y aplicar leyes relacionadas con esa situación, así como de dar a conocer la legislación en la materia. Es esencial que las autoridades competentes concernidas se comprometan de forma incondicional en los empeños de evitar las desapariciones y de esclarecer la suerte y el paradero de las personas dadas por desaparecidas, independientemente de las circunstancias de la desaparición, y absteniéndose de hacer discriminaciones entre las personas desaparecidas y sus familias.

Más información acerca de personas desaparecidas en http://www.icrc.org/spa/war-and-law/protected-persons/missing-persons/index.jsp.


¿Está usted buscando a un familiar?