Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Cómo Trabajamos


La Red de Vínculos Familiares del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (el Movimiento) presta ayuda a las personas que han quedado separadas de sus familiares o están sin noticias de ellos.

El CICR instala tiendas y teléfonos móviles
en el campamento de la Media Luna Roja de
Jordania para que los refugiados se pongan
en contacto con sus familiares.
© FICR/THORKELSSON, Thorkell
Restablecimiento del contacto entre familiares

El restablecimiento del contacto entre familiares consiste en una serie de actividades destinadas a prevenir la separación y la desaparición, restablecer y mantener el contacto entre familiares, reunir a familias dispersas y ayudar a esclarecer lo ocurrido a personas cuya desaparición haya sido señalada.

Las situaciones más frecuentes en que actúa la Red de Vínculos Familiares son aquellas en que el contacto se ha perdido  a raíz de:

  • conflictos armados u otras situaciones de violencia;
  • catástrofes naturales o provocadas por el hombre;
  • la migración;

También actúa en otras situaciones en que se necesite ayuda por razones humanitarias.

Dependiendo del contexto, el restablecimiento del contacto entre familiares incluye algunas de las siguientes actividades:

  • buscar a personas en nombre de sus familiares;
  • restablecer y mantener el contacto entre familiares;
  • registrar los datos de personas y seguir su rastro para impedir que desaparezcan e informar sobre su paradero a las respectivas familias;
  • reunir a familiares dispersos y ayudar en su repatriación;
  • ayudar a las autoridades a esclarecer lo ocurrido a personas dadas por desaparecidas;
  • recoger, tratar y transmitir información sobre los muertos.

La información que se proporciona en las páginas de países de este sitio web se refiere específicamente al país en cuestión.

Cómo trabajamos

En un contexto de conflicto armado o en otra situación de violencia, el CICR ya tiene, por lo general, una oficina en el país concernido, o tratará de abrir rápidamente una delegación. En lo posible, el CICR hará todo lo posible por restablecer el contacto entre familiares, trabajando en estrecha cooperación con la Sociedad Nacional del país en cuestión.

En caso de una catástrofe natural o provocada por el hombre o en otras situaciones en que haya necesidades de índole humanitaria, la Sociedad Nacional del país concernido actuará por cuenta propia y, en caso de necesidad, con el apoyo del CICR.

Cuando los miembros de una familia quedan separados por fronteras internacionales, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de los países concernidos, a menudo en colaboración con el CICR, trabajan juntas para ayudar a restablecer el contacto entre ellos.

Una singular fortaleza de la Red de Vínculos Familiares es su capacidad para trabajar con personal y voluntarios a escala local en todo el mundo, respetando la cultura, la religión, la sociedad, el idioma y las necesidades peculiares de cada persona que solicita ayuda.

Tenemos siempre presente la necesidad de proteger los datos personales sensibles. Cualquier información sobre la persona que busca a un pariente (el solicitante) o sobre la persona buscada se publica o se comparte con otras organizaciones o con las autoridades únicamente:

  • con el consentimiento del solicitante de la búsqueda;
  • si la finalidad  es claramente humanitaria; y
  • cuando redunda en el mejor interés de la persona buscada.

Si la persona buscada no quiere responder a una solicitud de búsqueda, respetamos su decisión.

Advertencia: Las personas que buscan ayuda para restablecer el contacto con un familiar han de dirigirse a la Sociedad Nacional o a la delegación del CICR del país donde viven. Esta Sociedad Nacional o el CICR se ocuparán de ponerse en contacto con otros miembros de la Red de Vínculos Familiares en otros países, llegado el caso. Esta forma de proceder nos permitirá hacer un seguimiento personalizado de cada solicitud de búsqueda.

La información que se proporciona en las páginas de países de este sitio web se refiere específicamente al país en cuestión.

Se toma la fotografía de una niña separada
de su familia en Isle, Burundi, para ayudarla a
encontrar a algún pariente.
© CICR/LAMON, Bertrand
Nuestros beneficiarios

Los criterios para beneficiarse de nuestras actividades pueden variar, según la situación personal de quien busca ayuda, las circunstancias particulares en que ocurrió la separación, la situación imperante en el país donde esté esa persona, así como la capacidad y el reglamento de la Sociedad Nacional.

En general, los beneficiarios de nuestros servicios deben ser miembros de una misma familia. Sin embargo, el término "familia" puede entenderse en sentido amplio, a fin de incluir a las personas que se consideran a sí mismas o se consideren entre ellas como miembros de un grupo familiar.

Examinamos cada caso por separado y son posibles las excepciones a las reglas generales. Las necesidades de índole humanitaria de cada persona y sus vulnerabilidades son elementos esenciales que se tienen en cuenta cuando se examina la posibilidad de prestar ayuda.

Prestamos atención, en especial, a las necesidades de las personas vulnerables tales como:

  • los menores de edad no acompañados o separados;
  • los ancianos que viven solos, las personas con enfermedades crónicas y los discapacitados que necesitan ayuda;
  • las personas detenidas;
  • las mujeres solas que corren el riesgo de padecer abusos sexuales o de otra índole;
  • los extranjeros cuyo país de origen no tiene una representación diplomática en el país donde están o carecen de medios para trasladarse al lugar donde aquella se encuentra.
  • otras personas cuya vulnerabilidad resulta del contexto.

La información que se proporciona en las páginas de países de este sitio web se refiere específicamente al país en cuestión.

En 2015, el CICR y las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja:

  • distribuyeron cerca de 106.108 mensajes de Cruz Roja, gracias a los cuales numerosos familiares separados pudieron mantener el contacto;
  • tomaron medidas para que los familiares separados pudieran comunicarse por teléfono; en total, facilitó la realización de 479.358 llamadas telefónicas;
  • reunieron a más 968 niños con sus familiares.

Más de 1 041 893 personas contactaron las oficinas del CICR en todo el mundo en busca de asesoramiento o de servicios relacionados con la protección y el contacto entre familiares.


¿Está usted buscando a un familiar?